Archive for enero, 2010

Entrevista a Manny Montes

Como ocurrió hace 25 años cuando Rabito comenzó su ministerio, que algunos pastores catalogaron su música de diabólica, o al mismo Marcos Witt de quien se habló que algunas de sus canciones estaban dedicadas al diablo, ahora se está atacando a quienes en el medio evangélico cantan reggaeton.

Entre los intérpretes de este estilo musical, uno de los que más ha sobresalido es Manny Montes, cuyo verdadero nombre es Emmanuel Rodríguez, nacido en el pueblo de Aguadilla, Puerto Rico, el 16 de diciembre de 1981.

Fue en el mes de septiembre de 1996 cuando Manny aceptó a Jesucristo como su Salvador, y al año de vivir esta hermosa experiencia, comenzó a componer canciones cristocéntricas, desarrollando así su talento en el género de reggaeton y rap.

Pero en la actualidad, ¿qué está pasando con el reggaeton? Desde la creación del mundo el ser humano ha experimentado cambios, cada generación vive su época de acuerdo a los tiempos, la música siempre jugó un papel importante, ejerciendo su influencia principalmente en la juventud, en estos momentos el reggaeton marcha al frente en el mercado de la música con su ritmo pegajoso, y aunque algunos de los mayores exponentes en el mundo secular se jactan de ser “poetas” y de poseer una lírica ingeniosa basada en temas sociales, y usando el vocabulario o jerga que gran parte de las jóvenes usan diariamente, la realidad es que a través de lo que ellos llaman “poesía de la calle” incitan a sus seguidores a la violencia, al sexo, y las drogas.

Pero para saber cuál es la función que cumple el reggaeton cristiano, hablamos con Manny Montes, quien nos dijo lo siguiente:

“El reggaeton no es música de alabanza y adoración como la que escuchamos en nuestras iglesias, se trata de un género musical en el cual Dios ha levantado algunos ministerios para enseñarle a la juventud que no solamente el ritmo puede trasmitir un mensaje negativo, sino que con él se puede alabar al Señor y transformarlo en un elemento evangelístico. La música es una herramienta que por sí sola no hace nada, lo que realmente hace la diferencia es la Palabra de Dios en las letras, los cristianos debemos entender que actualmente los tiempos son muy diferentes, a un gran porcentaje de esta generación le gusta el reggaeton y el rap, a quienes no podemos alcanzar entre las cuatro paredes de la iglesia, a ellos hay que predicarles en las calles, en los parques, en las cárceles, donde están las almas perdidas, nosotros vamos a esos lugares, donde otros no se atreven a ir, las armas que usamos son oración, ayuno, y la Palabra.

No me importa lo que piense o exprese el hombre, sino lo que diga Dios, porque al final de esta jornada a quien le voy a dar cuentas es a Él, además, por la cantidad de tiempo que paso viajando, siempre rindo cuentas a mi pastor, porque en nuestro ministerio creemos en someternos a la autoridad de nuestro líder, por eso no voy a permitir, que por lo que digan algunas personas se sigan perdiendo los jóvenes en las calles.

El apóstol Pablo se adaptó al nivel social y cultural de aquellos tiempos, se hizo judío para ganar a los judíos, se hizo gentil para ganar a los gentiles, y yo me hice reggaetonero y rapero, para ganar a esta generación”. Como ocurrió en el pasado con otros ministerios musicales, que fueron prejuzgados por su música, pero con el tiempo, el respaldo del Señor y peso propio fueron y siguen siendo de mucha bendición para muchas personas, creo que al reggaeton, también hay que darle tiempo, porque lo que es de Dios permanece, y lo que no desaparece

Adaptado de: www.elorador.com

Comments (3) »